Good afternoon everyone!

Espero que hayas pasado muy buen verano y que tú y todos los que te rodean sigáis sanitos.

Esta semana es la primera de septiembre, y con ella se da pistoletazo de salida al año escolar y, para muchos, al año en materia empresarial, de emprendimiento y de propósitos.

Y por eso he pensado que es el momento perfecto para hablarte de lo que yo considero que son los cuatro pilares fundamentales para que tu economía (si eres un emprendedor o estás en proceso de serlo) se mantenga lo mejor posible.

Fundamentos básicos para la economía del emprendedor

¿Me está diciendo Aida que si sigo estos pasos mi proyecto empresarial va a triunfar? No

Aida te está diciendo que, si no sigues estos cuatro consejos, la probabilidad de que tu proyecto se vaya al garete es alta, muy alta.

FUNDAMENTO 1. TU EMPRESA, A DIETA

Es requisito fundamental para que cualquier economía, pequeña o grande, funcione que siga una dieta. Y una dieta todos sabemos en qué se basa: en tener un equilibrio entre las calorías que entran y las que salen.

Pues este fundamento funciona igual, se basa en gastar menos dinero del que ganas. Puede ser que ganes mucho y gastes mucho, que ganes poco y gastes poco o que ganes poco y gastes mucho, pero lo que tienes que hacer SIEMPRE, es ingresar mucho y gastar poco.

«Claro Aida, súper fácil de hacer» estarás pensando. Y aquí solo te voy a dar un consejo doble si ahora mismo tus gastos sobrepasan a los ingresos:

  • Reduce tus gastos: ya sea dejando de pagar el co-working y trabajando desde casa, comprando en portátil HP en vez de un MacBook o reduciendo los gastos de proveedores o de suscripciones.
  • Aumenta tus ingresos: esto es mucho más complicado a priori, pero si no estás dispuesto a renunciar a reducir tus gastos, solo te queda ingeniártelas para ganar más dinero. Up to you.

FUNDAMENTO 2. TRATA DE NO PEDIR FINANCIACIÓN

Hay veces que es inevitable pero, si puedes, evita pedir préstamos, incluso si no tienen interés.

Y, en especial, ten mucho cuidado con qué decides financiar.

Si no te queda más remedio que hacerlo, pide un préstamo para financiar una inversión (por ejemplo, una máquina que necesitas para empezar a trabajar) pero no para gastos corrientes (por ejemplo, el alquiler del local o una comida con un cliente).

FUNDAMENTO 3. NO FINANCIES NADA QUE NO SEA INVERSIÓN

En el caso de que tengas que recurrir a financiación, mi recomendación es que no financies nada que no sea algo que te vaya a suponer crecimiento o ingresos en el presente o futuro.

Es decir, pide un préstamo, si no te queda otra opción, para comprar una máquina necesaria para desarrollar tu negocio, pero no utilices dinero de un préstamo (ni aunque el interés sea 0%) para pagar una comida con un cliente o un billete de avión. Esto último está terminantemente prohibido.

FUNDAMENTO 4. PÁGATE UNA NÓMINA

Si quieres hacer cuentas como los grandes y, además, no regocijarte en el propio sufrimiento que vivimos día a día como emprendedores, mi recomendación es que te pages una nómina, por varios motivos:

  • Te sentirás mucho mejor y más motivado cuando veas que una parte de lo que gana la empresa (por pequeñita que sea) ya es tuya.
  • No pasará el tiempo y se convertirá en norma el que todo el dinero que produce la empresa se queda reinvertido en la empresa.
  • Este es el más importante. Atento. No queremos mezclar cuentas de la empresa con cuentas personales, y cuando la empresa no paga ni un eurito a nuestra cuenta pero nos damos el lujo de comer a diario (incluso más de una vez, jeje), tenemos que sacar dinero de algún lado, y no vale hacerlo de la empresa por lo bajini. Y aquí enlazo con el siguiente punto.

FUNDAMENTO 5. SEPARA CLARAMENTE LAS CUENTAS

Ni se te ocurra pagar con tu cuenta gastos de la empresa y con la tarjeta de empresa gastos personales. Las cuentas claras y el chocolate espeso.

Si ya cuesta bastante llevar las cuentas de nuestras economía familiar, imagina si empezamos a mezclar el pago de la tienda de ropa o el café del desayuno con tarjeta de empresa. Para ello, es muy importante que tengas claro qué gastos puede efectuar una empresa y cuáles no, porque aquí no estamos hablando solamente de que mezclar la economía familiar y la de empresa es un jaleo, sino de que puedes tener un grave problema con Hacienda si ve que estás intentando disfrazar como gastos de empresa (sobre los que no se pagan algunos impuestos) otros gastos que claramente no lo son.

FUNDAMENTO 6. LA RESTA SE HACE EN EL MOMENTO, LA SUMA EN EL FUTURO

Cuando sepas que vas a tener un ingreso, no contemples el mismo (y mucho menos lo gastes) hasta que el dinerito no esté en tu poder. Sin embargo, cuando sepas que vas a tener un gasto, contémplalo y réstalo de tus cuentas en el momento en que lo sepas, aunque aún no haya tenido lugar.

Es decir, si voy a cobrar una factura de 3.000€ en dos meses, no contemplaré ese dinero y, menos aún, lo gastaré hasta que no lo tenga en mi poder.

En cambio, si voy a tener que pagar 1.200€ de impuestos en 25 días, contemplaré ese gasto como si fuese real a día de hoy y lo restaré de mis cuentas YA.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Corta, concisa y directa, para que se lea bien y se entienda todavía mejor.

Espero que te sea muy útil.

De verdad, esto te ahorrará muchos dolores de cabeza.

BYE!

-.Aida

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *